Stanley Park High: Caso práctico sobre la Wi-Fi en los centros educativos

Aruba ha sido la clave para el éxito de una estrategia mobile first adoptada en una escuela pionera en Reino Unido

Hace diez años, Stanley Park High tuvo una oportunidad entre un millón para replantearse su método de enseñanza. El amplio complejo educativo, situado a las afueras de Londres, ha aprovechado su oportunidad.

Una premisa central del replanteamiento es la educación a escala humana. El centro educativo persigue la diversidad, flexibilidad, riqueza, experiencia práctica y aprendizaje activa en los itinerarios educativos. Destaca la inteligencia social y emocional, así como la académica.

“Queremos formar a estudiantes con curiosidad intelectual”, afirma el director ejecutivo de School Academy Trust, David Taylor. “Estudiantes que tengan suficiente confianza como para correr riesgos y la capacidad de organizarse y presentarse a sí mismos con eficacia”.

Una oportunidad para replantearse el consumo y la prestación de servicios educativos

La conexión inalámbrica acabará convirtiéndose en el principal medio de conexión en el centro educativo. Tenemos capacidad para que haya 2000 dispositivos conectados simultáneamente, con itinerancia ininterrumpida.Michael Sullivan, director del departamento informático de Stanley Park High

Estudiantes delante de Stanley Park High

Con un plan para reubicar el centro educativo de un lugar construido en los años treinta (con una capacidad original para tan solo 400 dispositivos) a un lugar recién construido para satisfacer sus necesidades, Stanley Park High hizo borrón y cuenta nueva tanto física como filosóficamente.

“Tuvimos la oportunidad de replanteárnoslo todo, desde el espacio físico, hasta el currículum y las TIC”, afirma Taylor. “Nos dimos cuenta de que enseñar a alumnos en un silo o tenerlos sentados mirando a una pizarra durante una hora ya no era adecuado para el siglo XXI”.

Desde la perspectiva de la informática, Michael Sullivan, director del departamento informático, afirma que se aceptó que el centro educativo no podía limitarse a los aspectos tecnológicos: “La tecnología avanza rápido. Sabíamos que los planes que hicimos en 2008 estarían obsoletos en cinco años. La idea global era crear un entorno que fuera escalable y flexible”.

Cuando se inauguró el nuevo edificio en 2012, la conectividad de red era principalmente fija, con 12 paquetes de software repartidos por todo el campus. En 2016, destaca Sullivan, estaba claro que el futuro iba a ser inalámbrico: “Queríamos que los estudiantes disfrutaran de una itinerancia ininterrumpida en todo el centro educativo, sin perder conectividad ni ancho de banda”.

Lo suficientemente flexible como para alojar una estrategia inalámbrica en evolución

Para ofrecer soporte técnico al personal informático de Stanley Park High y activar un modelo de servicios gestionado, se definió una solución en la nube, basada en la plataforma de gestión Aruba Central. Este enfoque redujo significativamente las complejidades relacionadas con la gestión y ofrece una estructura robusta para la seguridad de la red y el control de acceso. Ahora la solución es proporcionar una gestión y una visibilidad completas a los switches y AP Aruba Instant en Stanley Park High. Asimismo, el estado de la conectividad y los servicios de análisis avanzados permiten que Sullivan y su equipo puedan mejorar la eficiencia de la red.

El lugar se cubrió con más de 90 puntos de acceso 802.11ac Wave 2 Aruba 315 Instant y 20 puntos de acceso Aruba 335 Instant, junto con switches Campus Edge 2930F de Aruba. Aruba Clarity, como parte de las funciones de Aruba Central, se utiliza a modo de solución de problemas predictiva para garantizar una disponibilidad ininterrumpida. ArubaOS 8 permite muchas ventajas beneficiosas, incluidas la automatización y simplicidad de las actualizaciones de firmware en los puntos de acceso Aruba Instant, así como la actualización en tiempo real (Live Update), lo que significa que esto puede realizarse sin interrupción de los servicios. Medhurst se encargó del diseño y la implantación de la solución, un partner acreditado y a largo plazo de Aruba, garantizando una introducción robusta. Medhurst también gestionará el soporte durante cinco años y utilizará Aruba Central para supervisar la infraestructura de forma remota. El centro educativo también accede a Aruba Central para realizar distintas tareas, desde la generación de informes y paneles de control hasta el autoaprovisionamiento de cuentas de usuario.

Vestíbulo interior de Stanley Park High

“Me impresionó especialmente la cantidad de funciones que incluye Central”, afirma Sullivan, “y la prueba de que Aruba está incorporando las opiniones de los clientes. La robusta solución de Aruba y la asociación con Medhurst como nuestro partner y proveedor de servicios gestionados de confianza, nos ofrece las garantías y la tranquilidad que necesitamos”.

Declara que la generación de informes y la simplicidad de la gestión tendrán un valor incalculable a medida que evolucione la estrategia inalámbrica del centro educativo. Entre los planes futuros, se incluye el IoT y la gestión de edificios inteligentes; el presupuesto se implanta para actualizar la red cada cuatro años.

Se espera que, durante los próximos dos años, el número de dispositivos móviles conectados a la red del centro educativo aumentará más del doble, y la escalabilidad y el margen de maniobra de este crecimiento fueron unos criterios de diseño claves. “La conexión inalámbrica acabará convirtiéndose en el medio de conexión principal en el centro educativo”, declara. “Tenemos capacidad para 2000 dispositivos conectados simultáneamente, con una itinerancia ininterrumpida”.

Itinerancia ininterrumpida en todo el campus

El campus Stanley Park High tiene capacidad para albergar a 1300 niños, en sus dos bloques de tres plantas. El edificio de tres plantas está dividido por un patio interior cubierto, con zonas de asientos y de estudio. Desde el comienzo del año académico 2017-2018, la red inalámbrica de Aruba abarca todo el centro.

Ahora los estudiantes pueden moverse libremente con una itinerancia ininterrumpida en todo el edificio, incluso durante los periodos de estudio. La conectividad no se interrumpe, y el ancho de banda es lo suficientemente consistente como para visualizar archivos multimedia pesados. Se prevé ampliar la cobertura inalámbrica en todo el campus, incluidas las zonas al aire libre, instalaciones deportivas y edificios de horticultura.

La solución ha permitido que el centro educativo acelere la introducción de dispositivos móviles para estudiantes. Tras exhaustivas pruebas, el centro educativo está introduciendo gradualmente Chromebooks para todos los alumnos (los Chromebooks más reforzados incluyen teclados antimanipulación, dos cámaras, vidrio templado y pueden resistir una caída desde un metro de altura y derrames de 33 cl de agua). Los estudiantes pueden utilizar los Chromebooks en el centro educativo o en casa.

“Para garantizar que la experiencia de aprendizaje sea la misma para todos los alumnos, elegimos un dispositivo específico en el que los alumnos puedan aprender”, afirma Sullivan. “Es más justo y más sensato normalizarlo en un solo dispositivo”.

Alumnos con ordenadores portátiles sentados fuera

Compatibilidad con interacciones basadas en la nube

La red también admite un nuevo entorno de aprendizaje móvil, basado en Google Classroom. Los alumnos se conectan para ver su progreso durante todo el curso, con un historial completo y notas de los profesores. Ahora los profesores están más implicados en el modo en que revisan sus cursos: los comentarios en línea pueden ser continuos, en contraposición a las notas y comentarios en papel realizados semanalmente.

“Pretendemos reducir la cantidad de impresiones para que nuestra huella sea más ecológica; y revisaremos si necesitamos los 12 paquetes de software de los que disponemos actualmente”, dice Sullivan. “Los comentarios de los profesores han sido muy positivos. Ahora tienen todo lo que necesitan en un solo lugar”.

La movilidad es un pilar central de la experiencia del estudiante

Esta libertad y flexibilidad, explica Taylor, deben inspirar cambios a largo plazo sobre la forma de enseñar de los profesores y el modo de aprender de los alumnos: “Hace poco visité un centro educativo en el que un profesor preguntó a una clase de alumnos de 7 y 8 años ‘¿importa el color?’. Cada estudiante tenía un iPad® y pudo empezar a investigar el tema. Este es el tipo de entorno de aprendizaje abierto que queremos promover. Los padres y directores son totalmente conscientes de lo que intentamos conseguir y de cómo lo estamos haciendo. La movilidad, así como la libertad y flexibilidad intrínsecas, es ahora fundamental para el modo en que actuamos”, concluye Taylor.